Consejos y prevención

Los accidentes son situaciones de peligro que suelen ocurrir sin previo aviso. En cualquier momento podemos vernos involucrados o ser testigos de un accidente y nuestro deber es socorrer a los heridos, ya que nuestra actuación podría salvarles la vida.

 

¿Sabemos qué hacer ante un accidente? ¿Cómo debemos actuar?

Desgraciadamente los accidentes de tráfico ocurren con demasiada frecuencia. Las causas pueden deberse al estado de la vía, las condiciones meteorológicas, nuestro estado anímico… pero la mayoría de las veces se deben a imprudencias de los propios conductores, por ello, casi todos los accidentes son evitables. Lo peor de las imprudencias es que muchas veces las pagan otras personas que circulan correctamente.

 Recordemos las CAUSAS PRINCIPALES DE UN ACCIDENTE:

• Consumo de alcohol, drogas o medicamentos (algunos pueden producir somnolencia).

• Distracciones (uso del teléfono móvil ó GPS, buscar gafas de sol, encender un cigarrillo, etc.).

• Velocidad (elevada o reducida) inadecuada para la vía en cuestión.

• Conducción agresiva.

• Exceso de confianza al volante; “Esta carretera la conozco de sobra, he pasado 1000 veces por aquí…”.

• Tiempo prolongado al volante sin descanso (habitual entre transportistas).

• Las maniobras más peligrosas son los adelantamientos y las incorporaciones a vías rápidas; extreme la precaución al realizarlas. Ponerse el cinturón antes de arrancar el coche es una buena costumbre, no nos cuesta nada y se convierte en un gesto que puede salvarnos la vida, al igual que abrocharse el casco cuando nos subimos a una moto. Los niños deben utilizar siempre una silla o suplemento adecuado a su peso.

 

CÓMO PREVENIR UN ACCIDENTE:

A continuación citaremos una serie de consejos para evitar colisiones en la carretera, apostando así por una conducción segura.

1. Antes de coger el coche, debemos asegurarnos de estar descansados, física y psíquicamente, para que nuestros reflejos estén al máximo rendimiento.

2. Revise el estado de su vehículo y compruebe que todo funciona: luces, presión de neumáticos, aceite, líquido limpiaparabrisas, etc.

3. En viajes de larga duración, se recomienda hacer paradas cada dos o tres horas o cada 200 kilómetros.

4. Si viaja con mascotas, llévelas siempre sujetas en la parte trasera del vehículo, utilizando jaulas o cinturones homologados.

5. Preste atención a las señales de tráfico y respete los límites de velocidad impuestos en cada tramo, especialmente si la vía por la que circula atraviesa poblado.

6. Evite las discusiones a bordo, la música alta o cualquier posible distracción que pueda apartar tu mirada de la carretera. Por supuesto, no utilice auriculares.

7. Las comidas copiosas, el alcohol y algunos medicamentos provocan somnolencia, evite consumirlos si tiene que conducir, y mantenga una temperatura adecuada en el interior del vehículo, con el mismo fin.

 

EN CASO DE ACCIDENTE:

Si conduciendo su vehículo presencia un accidente de tráfico, no pierda de vista la carretera, una distracción podría ocasionar otro accidente. Cada año se produce un número elevado de muertes entre personas que quieren ayudar… no incrementemos estas tristes estadísticas. Si ya hay otros vehículos detenidos ayudando, y usted no tiene conocimientos de primeros auxilios, continúe su camino. Deberemos recordar la conducta “PAS”: Proteger, Alertar, Socorrer.

 

PROTEGER:


• Si tiene que detenerse, busque el lugar más oportuno, estacione su vehículo en un lugar fuera de peligro, de la calzada y del arcén si fuera posible, y conecte las luces de cruce y de emergencia.

• Póngase un chaleco reflectante antes de bajar del vehículo (día y noche). Es recomendable llevarlo a mano (en la guantera o en las puertas delanteras). Intente, en la medida de lo posible, estacionar en el mismo lado del accidente, con el fin de evitar cruzar la calzada a pie.


• En vías de sentido único, coloque los triángulos reflectantes 50 m. antes de la escena. Si la vía es de doble sentido, coloque un triángulo 50 m. delante del accidente y otro detrás. Si existe curva o cambio de rasante sin visibilidad, colóquelos de modo que sean vistos con antelación por los vehículos que se acerquen, y camine con el triángulo delante de su cuerpo hasta el lugar donde va a colocarlo, con el mismo fin.

• Aproxímese al vehículo accidentado en condiciones de seguridad. No se acerque si existe peligro inminente de atropello, incendio o precipitación del vehículo accidentado.

• Extreme la precaución si cruza la mediana en Carretera y siempre que sea posible, evite hacerlo si se trata de Autovía o Autopista.

• Avance hasta la siguiente salida para dar la vuelta si es preciso. Por supuesto, jamás circule marcha atrás.

• No fume (peligro de explosión/incendio en caso de derrame).

• Quite el contacto del vehículo accidentado, accione del freno de mano y si fuera necesario, sírvase de piedras u otros objetos para inmovilizar el vehículo.

• Evite sacudidas o movimientos bruscos del vehículo. No entre en el vehículo a menos que el accidentado corra peligro de una muerte inminente.

• Si el herido se encuentra fuera del vehículo, llévelo a una zona segura únicamente si existe peligro de atropello.

 

ALERTAR:

• En primer lugar, mire a su alrededor e identifique dónde se encuentra (nombre de la vía, punto kilométrico, sentido de la circulación si se trata de Autovía, etc.). Localice a los heridos y compruebe en qué estado se encuentran; atrapados, inconscientes, si se quejan, si tienen hemorragias…

• Mantenga la calma, marque el 112. Identifíquese y comunique los datos vistos en el punto anterior. No cuelgue hasta que se lo indiquen. Los servicios de emergencia requieren cierta información para que esta ayuda sea eficaz.


SOCORRER:

• IMPORTANTE: No excedernos en nuestros conocimientos, es decir, no actuaremos sin estar seguros de lo que hacemos.

• En caso de considerar necesario atender al herido, lo primero será examinarlo teniendo en cuenta varias cuestiones: si está consciente o no, si respira y tiene pulso, si sangra y si presenta alguna fractura. Para comprobar si está consciente, basta con hacerle al accidentado una cuantas preguntas y en caso de que no conteste, estimularle con un pequeño pellizco o tocándole el hombro. Para cerciorarse de que respira, se debe acercar la mejilla a la boca y nariz para notar el calor del aire expirado. También se puede observar si el tórax y el abdomen se mueven. Para tomar el pulso, se colocan los dedos índice y medio a los lados del cuello, nunca el dedo pulgar, ya que tiene pulso propio.

• No quite el casco a los accidentados, a menos que conozca la técnica. El motivo es evitar movimientos en el cuello que pudieran agravar lesiones existentes.

• Comprima las heridas sangrantes con una prenda limpia. No use torniquete excepto cuando la hemorragia sea incontrolable.

• No retire objetos clavados ni ropa, si con ello agravamos las heridas.

• Abrigue al herido si está inconsciente o tiene frío.

• No haga que ingieran nada.

• Si el paciente está inconsciente deberá aplicar técnicas de soporte vital básico con el fin de mantener abiertas sus vías aéreas y que pueda seguir respirando. Es recomendable formarse en este aspecto.

 

Estos consejos pueden parecer muy básicos, sin embargo con frecuencia son olvidados y en un estado de estrés incluso podemos perjudicar la situación si intervenimos de manera inadecuada, por eso es imprescindible mantener la calma en todo momento.

Recuerde que los servicios de emergencia siempre estaremos para ayudarle, pero esperamos que nunca sea necesario. Conduzca con precaución.

 

Miguel Martínez

C.E.I.S. Levante Almeriense

ÚLTIMOS EVENTOS

CAMISETA

PRÓXIMOS EVENTOS

II Jornada de intervención en accidentes de tráfico para Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.