Rescate en accidentes de tráfico

Módulo 4 de rescate en accidentes de tráfico; 4 días con horario de mañana y tarde donde llevamos a la práctica las maniobras estudiadas en coordinación con sanitarios.

Interesante jornada en la que contamos con la colaboración de los compañeros del G.R.E.A.T. (Grupo de Rescate en Accidentes de Tráfico) del S.E.I.S. Almería, en calidad de docentes. El evento, celebrado en el Parque de Bomberos del Levante, fue dirigido a sus propios bomberos y a los del Consorcio del Poniente, incluyendo teoría, diversas prácticas y para culminar, un simulacro de accidente múltiple donde trabajaron los bomberos de Levante y Poniente divididos en dos grupos. 

Como en la mayoría de los cursos, se comenzó con la parte teórica, donde se expusieron temas como los protocolos a seguir en un accidente, la coordinación entre los diferentes medios intervinientes (sanitarios, policía y bomberos), elementos estructurales y riesgos de un vehículo y la correcta ejecución de maniobras de rescate.


Antes de intervenir directamente en un accidente de tráfico, el mando de la dotación de bomberos se aproximará al vehículo y hará un completo pero la vez rápido reconocimiento de la escena y valorará parámetros como: posición del vehículo, número y estado de heridos (conscientes, inconscientes, atrapados, fallecidos...). Mientras tanto, el resto de bomberos irá preparando el "nido" y otras herramientas que estimen necesarias, estando a la vez preparados para recibir las instrucciones del mando, que una vez acabada la inspección, decidirá la forma de intervenir más adecuada. 

 

Un herido en el interior de un vehículo tras sufrir un accidente de tráfico puede encontrarse de varias formas, y esta forma de clasificar se conoce como "Niveles de atrapamiento": 

 

Atrapamiento mecánico: El herido no puede salir del vehículo debido a las deformaciones estructurales del mismo, que ha provocado el bloqueo de puertas y/o ventanas. En estos casos es probable que los heridos no presenten lesiones o que éstas sean de carácter leve. 

 

Atrapamiento físico tipo I: El accidentado no puede salir del vehículo debido a sus propias lesiones; una fractura de fémur, cadera o costilla impide que la persona pueda salir por su propio pie, por lo que los bomberos deberán crear el espacio suficiente para ser ellos quien acceden al vehículo, inmovilicen al herido y lo saquen en condiciones de seguridad. 

 

Atrapamiento físico tipo II: El herido está atrapado físicamente por elementos estructurales del vehículo (volante, pedales, gran deformación de puertas y pilares...). Ests tipo de atrapamientos suele generar lesiones más graves que los otros dos tipos, debido al contacto directo del cuerpo de la persona con la estructura del vehículo. 

 

Hay que decir que probablemente una persona que esté atrapada con un nivel físico tipo II, también lo esté de tipo I y mecánico; en este caso, los bomberos trabajarán sobre el nivel de atrapamiento de mayor gravedad para el herido (físico tipo II).

En la imagen de la derecha se observa como, después del reconocimiento realizado por el mando, uno de los bomberos abre un acceso hacia el interior del vehículo, en este caso utilizando los medios naturales de éste (abriendo la puerta). Por supuesto, antes de iniciar cualquier maniobra que conlleve subirse sobre el coche o acceder al interior, los compañeros previamente habrán estabilizado debidamente el mismo, por ejemplo, utilizando los puntales telescópicos, como el que aparece en la imagen, en color rojo, y además, colocando calzos u otros elementos que aseguren el bloqueo de neumáticos y dirección. 

Otra maniobra previa al acceso y extracción de heridos, es generar el hueco suficiente en los casos en que el vehículo ha sufrido graves deformaciones que impidan el acceso normal al interior. Se pueden usar herramientas como el separador o el cilindro telescópico (ambas son hidráulicas) para generar este espacio necesario. 

Así estaba el escenario en plena práctica; los bomberos se dividieron en varios equipos y cada uno fue pasando por el circuito de ejercicios. 

Ya de noche, los compañeros del parque del Poniente y Levante extraían al herido del interior del vehículo, en coordinación y usando la camilla nido, bajo la supervisión de los compañeros del G.R.E.A.T. (Bomberos de Almería). 

 

La segunda imagen muestra la disposición del ejercicio final, que consistió en un simulacro de accidente múltiple donde había personas atrapadas a las que hubo que rescatar después de hacer frente a una serie de imprevistos: derrames de combustible, una valla de hormigón bloqueando el acceso, un vehículo apoyado sobre otro con riesgo de caída... En la maniobra se introdujeron la mayoría de casos desfavorables que se podrían dar en un accidente de tráfico, con el objetivo de saber enfrentarse a todo tipo de situaciones y de manera coordinada entre mando, bomberos y también personal sanitario y autoridades. 

Imagen del escenario una vez acabado el ejercicio. Los instructores, que han ido tomando nota todo el tiempo, comentan las maniobras con los participantes. 

ÚLTIMOS EVENTOS

CAMISETA

PRÓXIMOS EVENTOS

II Jornada de intervención en accidentes de tráfico para Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.