Ropa de protección para bomberos (EPI)

Los EPI (equipos de protección individual) son los complementos imprescindibles que todo bombero debe llevar al intervenir en un accidente de tráfico o al estar expuesto a cualquier riesgo.

Casco

El casco debe proporcionar protección frente a golpes mecánicos, calor y cortes en cráneo, cara y nuca. En su interior lleva los ajustes para su correcta adaptación a la cabeza y tiene la posibilidad de acoplar un altavoz para las comunicaciones. Normalmente van equipados con una pantalla de protección térmica, gafas, soportes para linterna y anclajes para máscara de equipo de respiración autónomo, así como de un cubrenuca de material ignífugo para proteger la nuca de golpes y abrasiones. 

Soportan temperaturas desde 150º a -30º y sus colores varían en función del rango; por ejemplo, Jefes: Blanco - Oficiales: Rojo - Bomberos: Amarillo. El modelo F1 es el más utilizado por los bomberos de toda Europa, y algunos más modernos incorporan una linterna LED integrada en la misma estructura del casco.

Verdugo / sotocasco

El verdugo o sotocasco está destinado a proteger la cara contra altas temperaturas y objetos que puedan ser proyectados hacia nosotros. Está realizado en material ignífugo y debemos colocárnoslo junto con el casco siempre que tengamos una intervención con fuego o materias peligrosas.

 

Como inconveniente se puede decir que llega a ser bastante incómodo y dificulta la comunicación verbal.

Guantes de protección

Existen varios tipos de guantes de protección: para incendios, riesgo elécrico, materias peligrosas y los que nos interesan: "guantes para excarcelación". Unos guantes destinados a intervenir en accidentes de tráfico deben estar realizados en material resistente a cortes, abrasión, llevando refuerzos acolchados en nudillos, dorso, dedos y palma. Algunos de ellos llevan ajustes elásticos en muñecas para su fijación, y otros modelos, una correa con velcro. 

Chaquetón de intervención

El chaquetón, junto con el cubrepantalón (lo veremos más abajo), es la pieza fundamental de protección después del casco. Al conjunto formado por estas dos piezas se le llama Traje de intervención. Un chaquetón esta realizado con materiales de alta resistencia al fuego, al agua, a impactos mecánicos, cizalladuras y debe, sobre todo, ofrecer una gran resistencia térmica, así como a agentes patógenos en sangre y fluidos corporales. Suele ir equipado con varios bolsillos con velcro y/o cremallera, soporte para emisora y linterna, cuello alto para protección y elásticos en las muñecas para una correcta fijación que impida la entrada de agentes externos a través de las mangas. 

En la parte derecha o izquierda del pecho suele llevar una tira de velcro donde se coloca el nombre del bombero, para poder ser fácilmente identificado por sus compañeros.

 

El color más usado en trajes de intervención suele ser el negro con reflectantes amarillos y plateados.

Cubre pantalón

El cubre pantalón debe tener las mismas propiedades en cuanto resistencia que un chaquetón, ademas de poseer protectores de rodillas. Suelen llevar bolsillos a los lados y se colocan antes que el chaquetón, ajustando la medida de los tirantes de manera que no llegue a tocar el suelo, para evitar tropezar o enredarnos al caminar. 

 

Son del mismo color que el chaquetón y llevan reflectantes horizontales y/o verticales. Algunos modelos incorporan una tira de velcro donde se puede colorar el nombre del bombero, como en el caso del chaquetón.

 

 

Botas de seguridad

Al igual que en el resto de componentes de nuestro EPI, las botas deben garantizarnos la protección frente a cualquier riesgo que se nos pueda presentar. Suelen utilizarse los modelos de media caña y caña alta, por dar mayor protección a las piernas; están construidas en material ignífugo y van equipadas con puntera de acero, plantilla reforzada anti perforación, suela antideslizante y reflectantes laterales.

 

Algunos modelos incorporan asas laterales para facilitar su colocación.

Equipo de Respiración Autónomo (ERA)

Este equipo nos permite respirar aire procedente de la botella cargada a 300 bares (1600 litros, aproximadamente) que llevamos en la espalda conectada a nuestra máscara. El tiempo de autonomía depende del consumo del usuario, pero podríamos hablar de 30 - 45 min. Su uso más común es frente a un incendio en vivienda o lugares donde existe una atmósfera contaminada con humos, gases y materias peligrosas, pero puede resultarnos útil y a veces imprescindible en un accidente de tráfico donde el vehículo a comenzado a arder y donde podemos encontrar todo tipo de gases nocivos procedentes de neumáticos, gasolina, plásticos y materiales que puedan ir dentro del vehículo. 

La espaldera (mochila) donde se acopla la botella, tiene atalajes regulables para hombros y cintura, además de un manómetro (Body Guard) que nos indica el consumo que llevamos y la autonomía de la que disponemos. 

Cuando utilizamos un ERA, se trata de un circuito abierto, donde el aire que inspiramos, lo exhalamos al extetior y no lo reutilizamos, como sería en el caso de los equipos de circuito cerrado. La máscara, conectada al pulmoautomático o regulador y este a su vez a otro latiguillo conectado a la botella, es nuestra barrera contra ambientes nocivos para nuestros ojos y vías respiratorias. Está realizada con mateiales resistentes a la abrasión y se fija al casco mediante los anclajes mencionados anteriormente. 

ÚLTIMOS EVENTOS

CAMISETA

PRÓXIMOS EVENTOS

II Jornada de intervención en accidentes de tráfico para Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.