Herramientas hidráulicas

Son las más usadas en rescates de accidentes de tráfico, por su gran poder de corte y su reducido riesgo de trabajo, ya que no producen fricción ni vibraciones durante las maniobras.

Bomba

La boma hidráulica es una máquina (generador) que transforma la energía mecánica, con la que es accionada, en movimiento, por compresión del fluído que esta mueve. El fluido incompresible puede ser un líquido o una mezcla de varios, y al incrementar la energía de este, se aumenta su presión. Ver "Principio de Bernoulli".

En definitiva, esta máquina, conectada a las diferentes herramientas mediante latiguillos o mangueras, les dará la fuerza necesaria para intervenir sobre los vehículos siniestrados. 

 

* En los sistemas de mangueras más avanzados, se llegan a utilizar presiones de 720 bares; esto nos da una idea de la resistencia utilizada en la fabricación de estas mangueras y de la fuerza que podemos llegar a utilizar; por ejemplo, en una cizalla hidráulica, en torno a 110 bares.

Cizalla

Posee unas cuchillas que se abren o cierran accionadas por un mecanismo manual, y permiten cortar los perfiles que unen el techo con el resto del vehículo, paragolpes, asientos y largueros. 

 

Normas de uso: 

 

  • Posicionar la herramienta en ángulo de 90º con respecto a la superficie de corte.
  • Colocar el material a cortar lo más cerca posible del eje de las cuchillas (entalladura), que es la parte donde más fuerza se ejerce. 
  • Si la cizalla comienza a girarse excesivamente, suspenderemos el corte y recolocaremos la herramienta. 
  • No cortar botellines de gas, airbags, pretensores y elementos con tensión.

 

* En la actualidad existen cizallas con una capa especial de acero al boro que recubre las cuchillas, aportándoles mayor resistencia y poder de corte, acorde con los vehículos de última fabricación. 

Separador

La fuerza de esta herramienta oscila entre 4 y 15 Tm, y sirve para:

 

  • Realizar aperturas y arranque de puertas, maleteros y capós.
  • Separaciones.
  • Aplastamiento de nervios.
  • Tracción de la columna de dirección y otras estructuras con el fin de generar espacio.

 

Hay que tratar de utilizar siempre la superficie total de los extremos de las pinzas, para lograr mayor eficacia. Al igual que con la cizalla, si observamos que la herramienta se gira en exceso o el material empujado se desgarra, suspenderemos la maniobra y recolocaremos la herramienta.

 

* Existe la posibilidad de acoplar unas cadenas a las puntas de las pinzas y así anclarlas a elementos sólidos para después traccionar.

 

Ver Otras herramientas.

Multiusos

Esta herramienta tiene la ventaja de combinar dos funciones; corte y separación, además de ser más ligera que un separador convencional. Puede ser útil en maniobras que no requieran grandes movimientos, ya que en mi opinión está bastante limitada por la poca apertura que tienen sus palas. También hay que decir que su poder de corte no es comparable con el de una cizalla. 

Mini cizalla

Herramienta de corte pequeña y manejable. Útil para maniobras en accesos limitados, como barras de sujeción de asientos, pedales y tensores de puertas cuando el vehículo se encuentra en una posición complicada. Evidentemente no tiene la fuerza de corte que posee una cizalla tradicional.

Cortapedales

Diseñada exclusivamente para el corte de pedales. Es pequeña y manejable, y a diferencia de las harramientas vistas hasta ahora, posee dos cuchillas una frente a otra, en lugar de estar dispuestas sobre un eje a modo de tijera. Estas cuchillas, al ser accionadas, se aproximan una a la otra, hasta cortar el pedal. 

 

* Existen dos modelos, los dos son hidráulicos pero se diferencian en que uno se acciona manualmente mediante una palanca (bomba manual) y el otro mediante una bomba de explosión o eléctrica, como el resto de herramientas. 

Cilindro

Muy útil para generar espacio cuando el herido se encuentra atrapado por el volante o salpicadero. Uno de los principales peligros en el uso de esta herramienta, es el repentino deslizamiento que puede ocurrir debido a la pérdida de agarre sobre el punto de apoyo. El mando de acción debe quedar siempre en un sitio accesible pero al mismo tiempo, que no interfiera a la hora de extraer al herido. 

 

Existen diferentes modelos de cilindros; algunos de ellos se extienden manualmente hasta alcanzar la anchura deseada y es entonces cuando los accionamos con el mando hidráulico, ahorrando tiempo en la maniobra.

 

* Durante la maniobra, prestar atención siempre a los dos puntos de apoyo del cilindro y observar como se comporta mientras se extiende, comprobando que el empuje es correcto y no hay deformación en la chapa o nervio donde se apoya, ya que de esta manera podría perder agarre y deslizarse ocasionando el retroceso del espacio ya liberado y posibles lesiones. 

ÚLTIMOS EVENTOS

CAMISETA

PRÓXIMOS EVENTOS

II Jornada de intervención en accidentes de tráfico para Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.